La Diputación de Ciudad Real implanta la factura electrónica

Diputación de Ciudad Real

La Diputación de Ciudad Real ya está preparada para recibir facturas en formato electrónico. Esta es una de las primeras entidades provinciales españolas que se ha adaptado por completo a la Facturae, con una antelación de 4 meses respecto a la obligación establecida por la Ley 25/2013. Además, actualmente, todos los municipios de la provincia, a excepción de Alcázar de San Juan y Navas de Estena, tienen la posibilidad de emplear este sistema en sus relaciones comerciales con la Administración ciudadrealeña. En 2013, la Diputación recibió más de 13.000 facturas. Se calcula que, mediante el proceso tradicional, cada una de ellas supuso un coste medio de 3 euros derivados de la generación y la remisión de los documentos en papel. Esto significa que con la Facturae se habrían ahorrado unos 40.000 euros. Por este motivo, el organismo provincial promoverá diversas jornadas informativas para empresarios y ayuntamientos, que contribuyan a fomentar la factura electrónica, incluso antes de su puesta en marcha obligatoria, prevista para el 15 de enero de 2015. Además del ahorro de costes, la Facturae supone otras ventajas para los proveedores. Una de las más destacadas es que el titular de la factura dispone de toda la información del proceso desde que el documento entra en la Diputación. Es decir, el proveedor tiene garantizada la trazabilidad de sus facturas, sin que sea necesario salir de oficina para comprobar si ha sido aceptada, pagada, rechazada, etc.

Conectividad directa

La Diputación de Ciudad Real recibe facturas electrónicas a través de FACe, el punto general de entrada de facturas electrónicas de la Administración General del Estado. Para conectar con este y con cualquier otro organismo público estatal, autonómico o local, EDICOM ha desarrollado el Hub de administraciones públicas. Se trata de una potente infraestructura que se actualiza constantemente con los diferentes protocolos de comunicación fijados en cada uno de los puntos de entrada, ya sean propios de la Administración o una adhesión a FACe. De este modo, se asegura la conectividad total.