Estado de la facturae: Últimas administraciones preparadas para recibir facturas electrónicas

estado_de_la_facturae

El mapa de incorporación a la factura electrónica sigue creciendo. Las comunidades autónomas de Navarra, Asturias, Murcia, Islas Baleares, Madrid y Extremadura han sido las últimas en incorporarse a este todavía incompleto proceso de transformación a la Facturae por parte de las administraciones públicas españolas. Con anterioridad, ya se habían sumado las regiones de Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja, Castilla y León y Castilla-La Mancha en un primer término.


El 15 de enero fue la fecha límite para la incorporación a la Facturae, marcada desde la Ley 25/2013 de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el Sector Público. Según esta ley, todas las facturas que se remitan a las Administraciones Públicas serán electrónicas y se ajustarán al formato XML Facturae en su versión 3.2, tal y como explican desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.


Una implantación irregular


Pese a que la fecha de implantación obligatoria fue común para el conjunto de comunidades autónomas, no todas las administraciones españolas se han subido al tren de la factura electrónica al mismo tiempo. Las últimas comunidades autónomas en sumarse al mapa de la factura electrónica en España utilizarán como punto general de entrada de facturas electrónicas la plataforma FACe, habilitada desde la Administración General del Estado.


Para facilitar a los proveedores de las administraciones estatales la incorporación a la factura electrónica, el HUB de Administraciones Públicas de EDICOM permite una conexión directa y automática con el punto general de entrada de facturas electrónicas de la Administración General del Estado. Con respecto a las regiones que todavía se encuentran pendientes de incorporarse a este nuevo sistema como por ejemplo El País Vasco, o Canarias, se espera que en un corto periodo de tiempo tengan sus sistemas preparados para la recepción de facturas en formato electrónico (XML facturae).


Una facturación más rápida


Con la llegada de la Facturae se acortarán los ciclos de tramitación de las facturas, y por lo tanto es de esperar que también el plazo de cobro. Pero esta no será la única ventaja de este nuevo sistema. La factura electrónica reducirá los costes derivados de la impresión y el envío postal y permitirá también un ahorro de tiempo al facilitar el acceso a las facturas almacenadas, por no hablar del ahorro de espacio en la gestión física administrativa.


Más allá de esto, la factura electrónica permitirá un conocimiento más inmediato de la realidad económica en las administraciones, de manera más global, contribuyendo a la modernización de la economía y al desarrollo de la Sociedad de la Información.