¿Cuáles son los requisitos de los puntos generales de entrada de facturas electrónicas?

Expert analysis

Una de las grandes ventajas de la factura electrónica es la trazabilidad que aporta a los documentos. A partir del próximo mes de enero, los proveedores de la Administración Pública española podrán conocer en tiempo real el estado en el que se encuentran sus facturas: si han sido recibidas, aceptadas, pagadas, rechazadas… Esto permitirá evitar la morosidad y acabar con el clásico problema de las facturas “perdidas en el cajón”. El pasado 21 de octubre se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una resolución que regula, entre otros aspectos, los estados de tramitación y anulación que deben aportar los puntos generales de entrada de facturas electrónicas (PGEFe). Estos son los criterios que deberán tomar como referencia las autonomías o entidades públicas que decidan crear sus propios PGEFe, como es el caso de la Comunitat Valenciana, Cataluña, La Rioja, Castilla-La Mancha o Castilla y León. La adhesión de una entidad tramitadora a un punto general de entrada de facturas requiere algunos desarrollos en los sistemas de gestión para conectarse al PGEFe, acceder a las facturas, tratarlas y reportar el estado en el que se encuentran. Hay que tener en cuenta el único estatus del que informan estos puntos automáticamente es el de “Factura registrada”. El resto se reportan a instancia de la integración de los documentos que realice cada Administración, tomando como referencia la resolución del BOE. Nuestro experto en facturación electrónica Miguel Soler, ha analizado las condiciones técnicas que plantea este texto en un Expert Analysis. En este documento, detalla los flujos de estado que deben aportar las facturas electrónicas. Además, profundiza en la interfaz de servicios web y su relación con los proveedores de la Administración Pública. DESCÁRGUESE NUESTRO EXPERT ANÁLISIS