La Diputación de Ciudad Real implanta la factura electrónica

La Diputación de Ciudad Real ya está preparada para recibir facturas en formato electrónico. Esta es una de las primeras entidades provinciales españolas que se ha adaptado por completo a la Facturae, con una antelación de 4 meses respecto a la obligación establecida por la Ley 25/2013. Además, actualmente, todos los municipios de la provincia, a excepción de Alcázar de San Juan y Navas de Estena, tienen la posibilidad de emplear este sistema en sus relaciones comerciales con la Administración ciudadrealeña. En 2013, la Diputación recibió más de 13.000 facturas. Se calcula que, mediante el proceso tradicional, cada una de ellas supuso un coste medio de 3 euros derivados de la generación y la remisión de los documentos en papel. Esto significa que con la Facturae se habrían ahorrado unos 40.000 euros. Por este motivo, el organismo provincial promoverá diversas jornadas informativas para empresarios y ayuntamientos, que contribuyan a fomentar la factura electrónica, incluso antes de su puesta en marcha obligatoria, prevista para el 15 de enero de 2015. Además del ahorro de costes, la Facturae supone otras ventajas para los proveedores. Una de las más destacadas es que el titular de la factura dispone de toda la información del proceso desde que el documento entra en la Diputación. Es decir, el proveedor tiene garantizada la trazabilidad de sus facturas, sin que sea necesario salir de oficina para comprobar si ha sido aceptada, pagada, rechazada, etc.

Conectividad directa

La Diputación de Ciudad Real recibe facturas electrónicas a través de FACe, el punto general de entrada de facturas electrónicas de la Administración General del Estado. Para conectar con este y con cualquier otro organismo público estatal, autonómico o local, EDICOM ha desarrollado el Hub de administraciones públicas. Se trata de una potente infraestructura que se actualiza constantemente con los diferentes protocolos de comunicación fijados en cada uno de los puntos de entrada, ya sean propios de la Administración o una adhesión a FACe. De este modo, se asegura la conectividad total.

Todo lo que necesitas saber sobre la Facturae

A partir del 15 de enero de 2015, la factura electrónica será obligatoria en España para los proveedores de la Administración Pública. Este salto tecnológico, que en nuestro país se realiza bajo el modelo Facturae, supone algunos cambios en el día a día de las empresas e implica un importante ahorro de costes. Por esta razón, la Unión Europea y Estados como México, Chile o Argentina fomentan cada vez más su uso. En este vídeo el Pre-sales Department Manager de EDICOM, Miguel Soler, explica en qué consiste la llamada Facturae y cómo deben implementarla en sus negocios los proveedores afectados por la Ley 25/2013.

video sobre facturae

Miguel Soler habla sobre la factura electrónica con la AAPP

Recuerda que puedes consultar más dudas sobre la facturación electrónica en España en el apartado de preguntas de nuestra web o poniéndote en contacto con nuestros expertos.

Cuenta atrás para la implantación de la Facturae

Faltan menos de cuatro meses para que la factura electrónica con la Administración sea obligatoria en España. A partir del 15 de enero del próximo año, todos los proveedores deberán emplear este nuevo sistema en sus relaciones comerciales con los organismos públicos, tal y como determina la Ley 25/2013. El objetivo de esta normativa es generalizar el uso de la denominada Facturae para reducir la morosidad y tener un conocimiento más inmediato de la realidad económica.

Actualmente, ya son muchas las Administraciones que han desarrollado la infraestructura tecnológica necesaria y se encuentran preparadas para emitir y recibir facturas electrónicas. De hecho, dos de ellas, la Comunitat Valenciana y La Rioja, decidieron incluso adelantar el plazo fijado por la ley estatal. Desde julio, los proveedores de estas autonomías deben emitir Facturae.

También las empresas afectadas por la normativa están ya poniendo en marcha la implantación de la factura electrónica. La cuenta atrás para este sistema ha comenzado y es necesario estar a punto en menos de cuatro meses para evitar posibles penalizaciones. Además, hay que tener en cuenta que los proveedores de las Administraciones que ya utilicen factura electrónica, pero en un formato diferente al de la Facturae, deben adaptarse obligatoriamente al nuevo esquema (la versión vigente hoy en día es la 3.2).

Con la adopción de la factura electrónica, la Administración General del Estado podría ahorrar 5,5 millones de euros anuales. Este ahorro de costes se extenderá a los proveedores, que además se beneficiarán de una mayor productividad en sus empresas debido a la automatización de las tareas.

Soluciones para emitir Facturae

EDICOM, referente internacional en facturación electrónica, ha diseñado diferentes soluciones para emitir Facturae, que se adaptan a las necesidades de cada empresa: desde plataformas web indicadas para bajos volúmenes de facturación hasta otras más avanzadas integradas con el ERP. Todas ellas garantizan la conectividad con cualquier organismo local, autonómico o estatal, gracias al HUB de Administraciones Públicas.

La Administración General del Estado ahorrará 5,5 millones de euros anuales con la Facturae

A partir del 15 de enero del próximo año, la Administración General del Estado podría ahorrar unos 5,5 millones de euros anuales debido a la implantación de la factura electrónica. Según los cálculos del Plan Avanza, cada documento costará 3,48 euros menos de lo que supone el proceso en papel. De estos, 2,78 euros corresponden a la entidad receptora, la más beneficiada, y 70 céntimos al emisor.

Además, la sustitución de las facturas tradicionales por las electrónicas reducirá el tiempo destinado a este procedimiento en, aproximadamente, un 80%. Y es que, mientras que para realizar una factura manualmente se necesitan unos 17 minutos, para hacerlo en formato electrónico apenas se requieren 3. Esto se debe a que la facturación electrónica permite automatizar casi por completo la mayor parte de las tareas y minimizar el margen de error del proceso tradicional.

En 2013, los proveedores de la Administración General del Estado tramitaron en torno a 2 millones de facturas. A partir del 15 de enero de 2015, será obligatorio que estas se presenten electrónicamente en el formato Facturae 3.2. El objetivo, además del ahorro económico, es reducir los tiempos de pago, mejorar el control fiscal, facilitar el procedimiento y permitir que los proveedores puedan consultar el estado real en que se encuentran sus facturas.

Aunque la ley 25/2013 no establece la obligatoriedad de la Facturae hasta dentro de 4 meses, algunas autonomías han adelantado este plazo. Es el caso de La Rioja y la Generalitat Valenciana, donde se implantó el pasado 1 de julio. En el ámbito autonómico, el Gobierno valenciano prevé ahorrar unos 500.000 euros en esta fase inicial.

Mientras tanto, otras administraciones locales y autonómicas españolas ya están preparándose tecnológicamente. De hecho, algunas de ellas cuentan con plataformas de facturación electrónica operativas desde hace tiempo. Entre ellas, la Región de Murcia o Castilla-La Mancha.